Cuando el lunes debería ser domingo

Después del domingo… todo sigue siendo como cada lunes.

De camino al hospital para una visita al dentista de mi hijo Estêvão, iba a aprender una de las grandes lecciones de mi vida. La visita era a las 9.00 am, solo una revisión de rutina. Como ya sabemos, para algunos niños el hospital no es sinónimo de Disney, tampoco un lugar de entretenimiento o de paseo en familia, y el caso de mi hijo no iba a ser la excepción… Papá ¿me va a doler mucho lo que el dentista me tiene que hacer? Para aminorar la ansiedad y ser sincero con él: ¡No Estêvão!, solo un poco de flúor, un líquido con gusto a fresa para reforzar los dientes y comprobar que todo está bien; ya verás que no será nada importante.

Justo al salir del hospital y con la prisa de volver a la escuela, pasamos rápidamente por delante de una mesa donde una señora nos pedía una colaboración para una organización benéfica de niños desfavorecidos. Mi reacción inmediata, dada la prisa, fue justificar el hecho de no poder ayudar con la falta de tiempo… “llegamos tarde a la escuela de mi hijo” (cosa que era verdad); pero lo siguiente fue un poco más directo, como para argumentar mi actitud… “ya estamos ayudando a muchas personas”.  La señora muy amablemente y con mucha educación me dijo: “muchas gracias, lo entiendo”. Mi hijo, quien no se había despegado de mi lado, presenció en la actitud de su propio padre un lunes sin domingo. Saliendo pues por la puerta del hospital, como quien cruza la puerta de la iglesia, las palabras de mi hijo Estêvão me hicieron cambiar completamente la perspectiva de la semana.

E: Papá, ¿por qué no ayudas a esta señora?

P: Porque se hace tarde para llegar al colegio.

E: Papá es simplemente una moneda.

P: Pero no tengo monedas (y, abriendo mi billetera, mi hijo me arengó diciendo),

E: Entonces dale lo que tienes, tú eres el director de las personas…

¡Guau! “¡Tú eres el director de las personas!”, realmente esta reprimenda desarmó todos mis argumentos y reveló que el liderazgo espiritual va mucho más allá de lo que digo o hago en las diferentes actividades que están rotuladas con mi posición en la organización que dirijo o en el papel que desempeño en mi propia iglesia, tiene que ver con el carácter de un líder.

En su libro “Liderazgo Perdurable” el pastor Crawford W. Loritts, Jr. Dice: No debemos valorar la competencia por encima del carácter. Muchas veces se designa un líder por algo que nos ofrece: sus habilidades y experiencia, su elocuencia, su empuje y determinación, su visión, su carisma, su capacidad para obtener resultados. Pero, ¿qué decir de su relación con Dios? ¿ Cómo es su vida en familia? ¿Que define su carácter?

En el evangelio de Marcos 6.35-37, una vez más el carácter de los discípulos frente al maestro de sus vidas, Jesús, nos revela de qué estamos hechos. Buscamos a Jesús cada domingo, le decimos cuánto lo amamos, cantamos alabanzas a Su nombre, confesamos públicamente nuestros pecados, nos atrevemos a decir que no somos nada, buscamos las mejores palabras para elevar oraciones que nunca diríamos a otra persona hasta que cruzamos las puertas de nuestros templos de camino a nuestros hogares, entonces el lunes manifiesta que toda esa adoración y formas de vivir a Jesús están restringidas al Domingo.

En la vida de los discípulos como en nuestras vidas, el lunes nunca fue domingo. Podemos ver esto en las respuestas de los discípulos, que después de haber servido con una popularidad significativa al lado de Cristo y frente a un desafío que se salía de sus moldes habituales, su liderazgo se vería empañado con este tipo de acciones: Despídelos para que vayan a los campos y aldeas de alrededor, y compren pan, pues no tienen qué comer y Jesús respondiendo, les dijo: Dadles vosotros de comer. Ellos le dijeron: ¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios, y les demos de comer? Doscientos denarios, la cantidad equivalente a unos doscientos días de trabajo, pues el denario era comúnmente el salario diario del trabajador (Mt 20:2). Los discípulos objetaron que eso no era posible. En lugar de esperar a que Cristo les dé instrucciones, se enredan en sus propios fallidos proyectos. El estar en las cosas de Jesús nos puede hacer personas importantes, pero estar en Jesús nos hace personas con carácter. Frente a los desafíos ante los que la vida nos coloca durante la semana, el lunes debería seguir siendo domingo.

De regreso con mi hijo hasta la mesa de aquella mujer bondadosa, la cual estaba allí voluntariamente para ayudar al prójimo, cobré fuerzas y le conté lo sucedido con mi hijo Estêvão. De inmediato, comenzaron a caerle lágrimas por el rostro, emocionada por lo que escuchaba; me dijo: de la fe de un niño siempre se aprende, hoy me has colmado el día, porque soy cristiana y la respuesta de tu hijo me ha animado a seguir confiando en Jesús. Esta historia también es la historia de fe del niño con los panes y los peces, Dios nunca nos pide lo que no tenemos. ¿Qué es lo que tienes en tu mano?, el milagro de lo que no tienes siempre lo hace JESUS.

He aquí algunos peligros que atentan contra nuestra coherencia por la falta de carácter, que hacen de nosotros personas calculadoras y mezquinas a la hora de dar respuestas contundentes, capaces de transformar cada lunes en domingo.

  1. La insensibilidad ante lo que nos rodea, nuestro prójimo. Perdemos demasiado rápido el objetivo y responsabilidad de amar al que está cerca.
  2. La impaciencia por lo que nos rodea, las cosas. Las rutinas, los quehaceres y las nimias urgencias cotidianas nos convierten en personas distraídas.
  3. La ineficiencia de nuestro servicio para con lo que nos rodea. Perdiendo de vista lo importante, pasamos la semana como cristianos “desapercibidos” en un mundo que, sin darnos tregua, nos demanda que nos pronunciemos.

5 comentarios sobre “Cuando el lunes debería ser domingo

  1. Amigazo que contundentes palabras admiro tu sabiduria y me hizo mucho bien tu reflexión ,la verdad es que Dios no busca liderazgos de éxito sino lideres biblicos y eso lo hara exitoso , un abrazo y nos vemos pronto para seguir sirviendo en el equipo de JESÚS

  2. Gràcies por compartir tu experiència ! Porque a mi me hace Bien aplicar-lo en mi vida y muchas veces se me olvida mi compromíso con Dios,y todos los dias tienen que ser Domingo😉

  3. Gracias por abrir tu corazón y poder verme reflejada en tu actitud de apuros y cosas que vivo, gracias porque Jesús sigue siendo en tu vida RABONI y me desafía a que lo sea siempre en la mía también.

  4. Muy buena reflexión. Gracias por compartirla. Es mi oración diaria que todo cristiano, salvado por la gracia de Dios, pueda reflexionar en base a los principios bíblicos para mostrar su nueva vida en Cristo, y para en primer lugar glorificar a Dios y que otros lleguen al conocimiento de la verdad.
    Romanos 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
    Abrazo grande amigo del alma!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *